dibujar y escribir

Notas sobre ilustración, cómics, dibujos animados

VIOLENCIA HACIA LA MUJER: UNA MIRADA DESDE LA HISTORIETA Y LAS CIENCIAS SOCIALES

leave a comment »

Por: DANIEL ABRAHAM

[Texto de la ponencia presentada en Dibujos que Hablan 2, USACH, 20 de octubre de 2016]

1.- La historieta chilena ha ido tocando de manera crítica el ser machista de nuestra sociedad. Existe un protagonismo en las últimas décadas -en los creadores de historietas-, de tocar elementos propios de la problemática de género y de las temáticas LGBT. A mí juicio, es relevante para acentuar miradas desde el fanzine y las editoriales. La incorporación de diferentes sensibilidades humanas en un ambiente que fue principalmente masculino (heteronormativo) también es importante. Si uno analiza la historieta nacional de las décadas de los 60 al 80, los exponentes eran principalmente hombres, eran ellos quienes delineaban a las mujeres. Ellos hablaban por ellas y las dibujaban.

En este contexto, el recopilatorio de Monos Serios de 2008 fue un intento de antologar diversas sensibilidades en torno a la historieta (compilado realizado por Vicente Plaza y Carlos Reyes). En ella están insertas diversas miradas sobre el arte y la tensión que resulta de las historietas como un oficio al margen. También se recuentan obras que cruzan diferentes disciplinas y que poseen un carácter ilustrado en sus citas y referencias. En ese sentido, los antologadores de la historieta seleccionaron el comic “El Sentido del Silencio”, de Melina Rapimán; otorgándole una validación de rescate y de crítica para análisis o estudios ulteriores.

Primeramente haré una pequeña síntesis de la historieta y luego haré un análisis desde las ciencias sociales.

diapositiva10

Ésta es una historieta lineal, que explora una violación a una mujer adulta en el contexto universitario (donde se rompe el contrato social de la prohibición cultural y legal de ultrajar sexualmente).

En este comic, la protagonista primeramente enfrenta los desafíos de encarar una carrera universitaria humanista en el contexto del período 1990 al 2010. En sólo 6 páginas la autora presenta en un ambiente existencialista, una situación sociocultural compleja. El ingreso a la universidad, la llegada al mundo adulto. Esta contextualizada en ese continuo de la instalación de un verdadero “Darwinismo Social” en la sociedad chilena; que propicia el desarrollo de los valores centrados en el individualismo, el hedonismo y el logro personal, frente a los principios de solidaridad. Donde la protagonista femenina continuamente se cuestiona su lugar en el mundo, en la retribución económica que tendrá en el contexto de una ciudad que no nombra directamente; pero que posiblemente es Valparaíso y su pobreza asociada.

diapositiva03
diapositiva04

En este contexto más bien depresivo -de dudas existenciales- la protagonista decide ir sola a un bar a beber. Allí se le acerca un hombre desconocido quién la aborda y ocupando la violencia física y verbal la aleja del bar con la excusa de fumar. La protagonista señala textualmente: “intenté soltarme varias veces hasta que descubrí que si no oponía resistencia me hacía menos daño” “Me violó en la escalera de un cerro”, “decidí hacerle pasar un buen rato y fingí”, “Le pedí que acabara fuera de mí”. “Al parecer lo hizo”. La verdad no lo sé.” Cómo se visualiza, es un relato duro, sin concesiones y desde la mirada de la protagonista.

diapositiva05
diapositiva06
diapositiva07

Con posterioridad –y todavía junto a su agresor- vuelven al bar donde la protagonista solicita ayuda a sus amigos que están bebiendo. Pero ninguno le cree. Y tampoco hay una confrontación entre sus amigos y el agresor. Nadie tampoco la acompaña hasta su casa. La última página es de una sola viñeta donde la protagonista señala: “¿Cómo contarlo? ¿A quién? ¿Quién podría creerme? Es mi culpa. Lo merezco. Hace cuatro días estoy encerrada en mi cuarto. Nadie viene a verme. Nadie llama por teléfono. Nadie pregunta qué pasa. Ésa es la historia.”

diapositiva08
diapositiva09

2.- Cuando vi la primera convocatoria a esta sesión de Dibujos que Hablan 2, observé que uno de sus temas era lo relativo a la ciencia. La ciencia no es sólo datos duros de la naturaleza sobre átomos y grupos de Galaxias. Por tanto, trataré de hacer un análisis desde las ciencias sociales para explicar la agresión central que relata esta historieta.

La violencia de género constituye un elemento de nuestra sociedad y donde diferentes factores socioculturales pueden incidir en su prevalencia (campo/ciudad, clase social, grupos etarios, la migración, factores del fenotipo). La subordinación de la mujer al hombre, bajo las ideas religiosas, biológicas, repercute en una discriminación sobre el desarrollo de sus capacidades y potencialidades[1].

Una de las manifestaciones que pueden ocurrir en nuestra cultura es el de la violencia sexual hacia la mujer. Esta posee varios niveles desde el acoso simbólico o verbal, hasta el de la violación. En el caso del comic brevemente reseñado, se podría decir que existió una coerción sexual, es decir una actividad sexual no deseada que se produce como consecuencia del uso de la fuerza, presión psicológica o cualquier tipo de estrategia por parte del atacante para vulnerar la decisión de la víctima a participar de una interacción sexual. Esta puede ser desde exhibicionismo, toques sexuales hasta el coito.

Las prohibiciones sociales en torno a evitar la violencia sexual en nuestra sociedad repercuten en un entramado cultural que muchas veces invisibiliza este tipo de agresiones y que de alguna forma también minimiza su impacto y dolor en el sujeto violentado. A partir de la convivencia en el entramado social, los seres humanos adoptan de manera mayoritaria cierto tipo de conductas consideradas como válidas y normales. Por tanto, el fenómeno de la violencia de género posee visiones que la validan y que también suelen condenar tanto a la víctima como al victimario.

Entre los factores culturales que podrían incidir en esta situación de vulneración hacia la mujer, (entre otras porque éstas son cuestiones multicausales) puede ser el conocimiento sobre la sexualidad de los jóvenes chilenos. Según un estudio de 2014 (Barrientos Delgado y Silva Segovia) sobre jóvenes e iniciación sexual; los conocimientos sobre sexualidad de este grupo etario son limitados, dificultando la autodeterminación sobre el tipo de sexualidad que se desea y de los derechos de sus parejas esporádicas o permanentes.

Por otra parte, el Estado chileno promueve una educación sexual más enfocada a aspectos biológicos y reproductivos; que orientada a las dimensiones del placer, la diversidad sexual y prevención de la violencia sexual.

Otro aspecto son los estereotipos de género fuertemente influenciados por la heteronormatividad de la sociedad chilena. Existen creencias asociadas fuertemente al género como por ejemplo el deseo sexual. De igual forma se condicionan en las formas de flirteo y señales para acceder sexualmente en una relación de sexo casual (en el caso de los varones una fuente de conocimiento podría ser la pornografía, que usualmente posee una fuerte visión estereotipada y desde el punto de vista masculino).

Chile -en las últimas décadas- está dentro de una liberación de la sexualidad, donde las relaciones sexuales pre maritales son la norma. Donde se le da más autonomía a la mujer pero donde la cultura ocupa doble estándar. Es decir, si quién practica el sexo casual es hombre o mujer. Por tanto una forma de ser más liberal en el caso de las mujeres puede llegar a socavar el respeto del consentimiento de la mujer. De igual forma, de los hombres se espera que sean activos sexualmente y experimentados.

El peso de la Iglesia católica también es relevante para la sociedad chilena (Según el mito Cristiano, Jesús nace sin coito). Sus valores asociados a atrasar la iniciación sexual y menos parejas sexuales parecen entrar en contradicción con los mensajes más liberales desde lo sexual de otras partes del mundo y que continuamente son llevados al cotidiano por medio de los medios de comunicación e internet. Esto hace que para algunas personas los límites sean borrosos, entre las actividades sexuales consensuadas de las que implican una agresión sexual. (Como determinar -por ejemplo- el espacio sociocultural de las relaciones sexuales “a la mala” en el contexto machista).

Finalmente, otro elemento relevante es el consumo de alcohol. El estudio de agresión sexual entre estudiantes chilenos publicado este 21 de Septiembre (Isabell Schuster, Barbara Krahé, Paola Ilabaca Baeza, José Muñoz Reyes en “Frontiers in Psychology”) señaló que la agresión sexual entre extraños estaba el consumo de alcohol entre sus componentes recurrentes. El consumo de alcohol puede dificultar los procesos cognitivos y malinterpretar las conductas de la otra persona y de su interés sexual, equívocos que pueden ser más recurrentes entre extraños. También habría que pesquisar cuánto hay de exploración sexual que se valida en estos sitios de encuentro; que pueden llevar a malinterpretaciones y a agresiones sexuales entre sus participantes.

Los estudios consultados señalan que la coerción sexual es más común entre conocidos y ex parejas que con extraños. La historieta brevemente reseñada nos habla de alguien en una situación de salud mental que es vulnerada, que experimenta mayores niveles de depresión, ansiedad después de una agresión sexual y padece la victimización resultante.

Tal vez una forma para que este texto no sea ese grito que no calla, es precisamente la divulgación científica de las Ciencias Sociales. Ver el abuso sexual y la violencia hacia la mujer es parte de las estructuras que definen nuestro vivir y ser en la cultura. Discutir este texto en los colegios en las clases de Biología, Ciencias Sociales, Educación Cívica o Consejo de Curso sería también una forma de prevención en la comunidad más joven. Porque finalmente es el hostigamiento hacia la singularidad de las personas.

Para terminar quisiera decir que de alguna forma estoy en contra del título de esta historieta. Porque “El Sentido del Silencio” de Melina Rapimán habla de lo que no se dice. Porque son muchas las jóvenes o muchachos que han vivido en el mundo real la violencia sexual y siguen en silencio amparando a los culpables. Lamentablemente existe una normalización de esta situación, acentuada en la angustia individual. Porque es la persona violada y no el violador quién vive la ansiedad de la contradicción de la vida real y los ideales judeo cristianos. Pues de alguna manera ese silencio cómplice se crea entre todos.

[1] El Artículo 1° de la CONVENCION INTERAMERICANA PARA PREVENIR, SANCIONAR Y ERRADICAR LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER “CONVENCION DE BELEM DO PARA”, señala “Para los efectos de esta Convención debe entenderse por violencia contra la mujer cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado”.

DANIEL ABRAHAM (Daniel Rosales González) es Antopólogo por la Universidad Austral de Chile (1997); Diplomado en Pedagogía para la Educación Superior, por la Universidad Santo Tomás (2008); Diplomado en Derechos Humanos y Personas Privadas de Libertad, por la Universidad Diego Portales (2014). Actualmente es Encargado Regional de Clasificación y Segmentación / Encargado de Derechos Humanos, Gendarmería de Chile. Adicionalmente es autor de cómics: El Pato Horacio, El Cámbrico, El Rencor Feliz, que publica en el Fanzine Ex Casona, en la página de Facebook: Ex Casona – Daniel Abraham, y en Sacapunta / sitio de crítica y difusión de historieta. Vive y trabaja en Puerto Montt, Chile.

Anuncios

Written by vichoplaza

noviembre 16, 2016 at 7:26 pm

Publicado en Dibujos que Hablan

PROGRAMA DIBUJOS QUE HABLAN 2

leave a comment »

tira-verticalDIBUJOS QUE HABLAN II

Segundo Encuentro de crítica, teoría, historia y estética de la narrativa dibujada.

Universidad de Santiago de Chile, 20 y 21 de octubre de 2016.

Dirección: Las Sophoras 175 Estación Central, Campus Universitario. Edificio Vicerrectoría de Vinculación con el Medio.

Organizadores: Departamento de Extensión U. de Santiago de Chile – Plop! Galería. Comité organizador: Claudio Aguilera, Isabel Molina, Jorge Montealegre y Vicente Plaza.

Productora Corporación Cultural Universidad de Santiago de Chile: Paola González Ragulin.

 

Día 1 – 20 de octubre de 2016

09:45 Inscripción – chequeo técnico de presentaciones en pp.
10:00 a 10:10  

Bienvenida de la Universidad de Santiago de Chile y del Comité Organizador. Director del Departamento de Extensión, Dr. Jorge Montealegre Iturra.

10:15 a 10:45  

Moisés Hasson. “Monos chilenos al espacio. Historietistas chilenos dejando estelas”. Reseña de autores de la historieta de ciencia ficción chilena: Magre, Kao, Máximo Carvajal, Mario Igor y Themo Lobos.

11:00 – 11:20  

Fernando Krahn: el universo en una viñeta

Isabel Molina y Claudio Aguilera

11:30 a 11:50  

Café

Visita a exposición “El color de la ciencia” de Fernando Krahn

12:00 a 13:00  

MESA 1. EL CÓMIC DE CIENCIA FICCIÓN

–        Vicente Plaza. “Desembarco en Rocket”.

–        Fernando Riveros Palma “Chile Distópico. Poéticas del cómic chileno de los ochenta: Juan Faúndez, Lautaro Parra y Juan Vásquez”.

–        Hugo Hinojosa. “El Chile exponencial. Distopías y ucronías en la narrativa gráfica chilena”.

–        Modera: Claudio Aguilera.

–        Claudio Aguilera invita para la jornada de la tarde

15:00 a 16:20 horas  

MESA 2. EL CÓMIC DE CIENCIA FICCIÓN

–        Roberto Alfaro. “Influencias, coincidencias y cruces: El Eternauta – EC Cómics – Humanoides y la CF chilena”.

–        Pablo Bastian Soto Pérez. “De Los cuatro fantásticos a Black Paradox: Exploradores de un mundo sin fin”.

–        Hernan Marinkovic. “La ciudad como coordenada central de los viajes tempo espaciales desde el contexto histórico cultural de Argentina y Chile”.

–        Modera: Vicente Plaza.

16:30 a 17:40  

MESA 3. VIOLENCIA POLÍTICA Y DE GÉNERO EN EL HUMOR GRÁFICO Y LA HISTORIETA

Mara Burkart. “O Pasquim y Satiricón ante la emancipación femenina. La prensa sátirica de Argentina y Brasil a comienzos de los años setenta”.

Daniel Abraham. “Violencia hacia la mujer: Una mirada desde la historieta y las Ciencias Sociales”.

Catalina Donoso. “Dibujando la historia: dos novelas gráficas juveniles que toman la palabra”.

Modera: Isabel Molina

17:45 a 18:30 Qué hay de nuevo, viejo. Noticiero y exposición de libros: Presenta: Carlos Reyes
18:30 – cierre Invitación y programa del segundo día

 

 

Día 2 – 21 de octubre de 2016

 

10:00 a 10:40 Jorge Rojas Flores. Conferencia inaugural de segunda jornada y presentación de libro Las historietas en Chile 1962-1982: industria, ideología y prácticas sociales (Lom, 2016).

Presenta: Vicente Plaza

10:45 a 11:00 Café
11:00 a 12:20

 

MESA 4. NARRATIVA GRÁFICA. LENGUAJE Y LECTURA CRÍTICA.

–        Tomás Gaete Altamirano. “El auge de la historieta en el mundo académico”.

–        Luis Alejandro Ocaña Salinas. “Érase una vez. La elipsis y el origen de la narración”.

–        José Blanco (Joblar). “Lector chilensis in fabula: narrativa gráfica a mediados del siglo XX”.

–        Felipe Muhr. “Copia feliz: Jorge Christie y Álbum Mickey”.

–        Modera: Matías Hermosilla

12:30 Premiación concurso de chistes gráficos “No falta de qué reírse”
12:40 a 13:30 PLENARIA. Evaluación, preguntas, proyección de “Dibujos que Hablan”.

FIN DE JORNADA E INVTACIÓN A ÚLTIMA ACTIVIDAD

19:00 horas.

 

Conversatorio Monología 6:

“Historietas en Dictaduras”. Conversación con Mara Burkart y Jorge Montealegre. Conduce: Felipe Muhr

En: PLOP! Galería – Merced 349

 

Written by vichoplaza

octubre 11, 2016 at 9:26 pm

Publicado en Dibujos que Hablan

DIBUJOS que HABLAN 2 / Octubre 20 y 21 de 2016

leave a comment »

ImprimirYa viene el Segundo Encuentro Dibujos que Hablan, “Ciencia fición, Lenguaje, Género y Violencia en las Historietas”, el jueves 20 y viernes 21 de octubre próximos, en el Edificio VIME de la Universidad de Santiago de Chile. Pronto difundiremos el programa. TODOS INVITADOS.

 

Written by vichoplaza

octubre 5, 2016 at 7:25 pm

Publicado en Dibujos que Hablan

¿MIEDO A LA PÁGINA EN BLANCO? El gatovicente negro

leave a comment »

miedo_

Written by vichoplaza

septiembre 26, 2016 at 9:22 am

Publicado en Fichas de estudio

JORGE ROJAS FLORES: Las historietas en Chile, 1962-1982. Aporte significativo

leave a comment »

Portada. Lom Ediciones, 2016

Portada. Lom Ediciones, 2016


En la primera línea de su introducción, Jorge Rojas reconoce la nostalgia como motor, motivación.

Para Rojas hay una tradición de estudios de la historieta, que su trabajo cuestiona: 1) la historia social, en la línea del estudio de Laura Vásquez El oficio de las viñetas; 2) los estudios político-intelectuales, en los que cabría la línea de Ariel Dorfman, Armand Mattelart, Manuel Jofré y otros; y 3) los estudios culturales, seguramente en el modelo de Umberto Eco.

Rojas piensa que hace falta un enfoque más integral de las historietas, que pueda articular esas dimensiones con las cuestiones materiales de la producción, más aún si el tramo que estudia comienza desde el último período de gran masividad, durante la década 60, hasta el declive ante la competencia televisiva y el empobrecimiento de gran parte de la población chilena, hacia los años 80. En sus palabras, su enfoque procura integrar “una dimensión cultural, que espera ahondar en lo simbólico, pero sin descuidar el debate intelectual, así como las condiciones materiales en que funcionaba la industria, y la forma en que la sociedad era representada en ella”. Propone entonces un enfoque amplio, por lo mismo exigente y demandante de mucho trabajo, que aborde las interrelaciones que ocurren en la realidad. Particular importancia tiene su investigación de la cuestión material, que comprende los procesos de las grandes industrias, pero además las condiciones de trabajo de los dibujantes y guionistas, su lugar en la sociedad, los circuitos de distribución de las publicaciones, cuyas evoluciones investiga sistemáticamente.

Respecto a la influencia material del contexto en las mismas historietas, Jorge Rojas hace una lectura penetrante de la trayectoria que tuvo el personaje El Manque con el cambio ideológico de la dictadura. Sabemos que El Manque fue una de las historietas mejor trabajadas y más exitosas de Quimantú, durante el gobierno de la Unidad Popular, y que tras el golpe cambia hacia la ideología conservadora, la defensa del orden, la sugerencia de los pobres como “merecedores” de sus infortunios. Por ejemplo, en el nº 281, de Editorial Gabriela Mistral, El Manque se enfrenta a Nehuén, un Mapuche que ataca a los colonos alemanes. Es un cambio lógico, de acuerdo a la toma del poder de los militares y la derecha civil.

Pero en uno de los últimos episodios de El Manque: “Allipén, el hermano indio” (nº 278, mediados de 1974), junto con esos valores conservadores, que ahora el personaje defiende contra los que antes fueron sus compañeros, Jorge Rojas percibe indicios pesimistas, que se rozan y se refriegan frente al contexto. Esto lo indica la trama de la historia.

Como se puede apreciar en este episodio, uno de los últimos de la serie, el personaje termina transformado en un simple brazo de la autoridad. Con resignación, El Manque reconoce que la justicia no ha triunfado, dando por concluido su papel. Claramente el guión deja en mal pie al personaje, aunque no tenemos certeza si esa fue la intención del guionista. En toda la historia se insinúa una sorda crítica y quizás se anticipaba, de esta forma, el final de la serie.

Debo el conocimiento de este detalle al propio Jorge, comentando la dificultad de encontrar a los dibujantes y guionistas, y que ellos puedan recordar con claridad lo que tenían en mente, ya sea porque el tiempo transcurrido es bastante, por razones de salud, o por otros factores. De modo que difícilmente se pueda aclarar la significación de este episodio según la intención de sus autores. (Quisiera dejar a la curiosidad del lector el resumen que hace Jorge de “Allipén, el hermano indio”, ya que obviamente la lectura directa es menos probable). ¿Se trata de detalles sutiles, vagos? No, porque su significación debería saltar a la vista: no se trata de la significación ideológica de autores y editores, sino la significación que el contexto, la situación laboral, la inminencia del cierre, provocan en una determinada narración, donde la figura del héroe y sus valores quedan criticados.

Las lecturas de la revista El Manque, dependiendo de quien las haga, dicen que es un caso representativo de un período de fuertes imposiciones ideológicas de izquierdas y derechas, es decir de censuras y autocensuras, de las obligaciones de obedecer y las estrategias para desobedecer, de parte de historietistas disidentes con la Unidad Popular, con la dictadura, o con ambas. Pero la lectura de los episodios, el conocimiento del curso regular que de pronto se quiebra y se enrarece, es lo significativo que se nos escapa. Narrativamente introduce una complejidad, un momento de cansancio y autocrítica sobre los modelos narrativos, que es algo genuinamente político. La observación de Jorge sobre la proximidad del cierre de la revista y los problemas consecuentes que se avecinaban, es un factor de materialidad, es la influencia de las condiciones de producción, que debemos considerar.

Respecto a las ideas y la influencia de Ariel Dorfman en los estudios latinoamericanos de historietas, particularmente en Argentina más que en el propio Chile, Jorge Rojas hace uno de los estudios más detallados y documentados que conozco, mencionando también otros autores contemporáneos como Jorge Vergara Estévez, y revisando el debate que se dio en Chile al respecto, por ejemplo la crítica de Bernardo Subercaseaux sobre el libro Cómo leer al Pato Donald. Rojas escudriña tanto la tendencia de los enfoques críticos sobre las “subliteraturas”, como el marco teórico usado en ese libro (el cual sus autores no se preocuparon por explicitar), y encuentra tres pivotes: el enfoque psicoanalítico sobre las relaciones personales de los personajes, incluidas las sexuales; las teorías de la dependencia aplicadas a las relaciones entre los pueblos, centro-periferia siempre desiguales; y “las relaciones económicas desde la perspectiva de la economía política marxista.”
En su introducción, Rojas ya sugiere una crítica a esta línea de estudios: “Inicialmente despreciadas como subliteraturas, desde hace unas décadas (las historietas) se han transformado en documentos históricos valorados por los especialistas.” Pero no toma esta evidente arbitrariedad del conocido libro como justificación para negarle pertinencia en todos los aspectos, negación en la que incurre incluso un enfadado Javier Coma.

rojas_perfilRespecto a la desarticulación de las grandes industrias editoriales, entre 1973 y 1982, sus conclusiones indican que hubieron dos factores principales: la expansión de la televisión en las capas medias y populares, y la crisis económica de 1982. Ambos cambiaron las costumbres de entretención y lectura, y con ello terminan los mecanismos tradicionales de circulación. “En las décadas siguientes, la producción de historietas adquirió otros rasgos, más bien artesanales, con contenidos y estilos más vanguardistas.”
Son bastantes más los aportes de esta excelente investigación, entre ellos la minuciosidad de sus datos y la atención al contexto internacional. Debería influir sobre los estudios y enfoques venideros. ¡Gracias, Jorge Rojas!

NOTA: para esta reseña me valgo de los textos de la Tesis de Doctorado que dio origen a este libro, y que Jorge Rojas me facilitó hace un tiempo. Ellos me siguen sirviendo como fuente de consulta para mis propios estudios, especialmente sobre la revista Rocket y sobre la historieta Barrabases.

Referencias
http://www.lom.cl/a0078fd2-faa5-46dd-9bba-2fc800ba24cf/Las-historietas-en-Chile-1962-1982-Industria-ideolog%C3%ADa-y-pr%C3%A1cticas-sociales.aspx
http://historia.uc.cl/Noticias/profesor-jorge-rojas-publica-libro-las-historietas-en-chile-1962-1982-industria-ideologia-y-practicas-socialesq.html

Historietas chilenas 2016: el estado de la cuestión, por Gatovicente

leave a comment »

El gatovicente da su opinión en el tema polémico iniciado por Nicolás Pérez en Monologías, y continuado por Cayo Cactus en su espectacular artículo “Sobre las historietas chilenas recientes” (publicado también aquí).

gato-el-estado-de la custión

Written by vichoplaza

septiembre 18, 2016 at 8:24 pm

Publicado en Fichas de estudio

CARBONCITO, ciudad de historietistas (o una volada poética)

leave a comment »

Monos de amadeo Gonzáles

Monos de amadeo Gonzáles


Pongamos que lo contemporáneo de estos años está en algunas asociaciones de formas y contenidos, más o menos reconocibles, tal como fueron contemporáneas otras cosas antes. Damos por suspendida la categoría de vanguardia o avanzada, al menos acá.

portada 18

portada 18

La peruana Carboncito propone una mezcla de historietas cortas, de dos a seis páginas, con sensibilidades y poéticas de lo que está siendo la historieta nueva de latinoamérica. No deja de seguir siendo un fanzine que nace en Perú, que vive una vida interesante, y que tiene su cultura peruana. Fanzine o revista, es una mezcla de historietas americanas, latinoamericanas, incluidos canadienses y estadounidenses, que entran a una bien dispuesta mesa, que es Carboncito. Bien dispuesta porque las voces y los monos se juntan tan bien como si salieran de una sola ciudad. No es una ciudad social (sociológica), sino la ciudad de los historietistas.

Los temas son la vida normal y anormal, la vida urgente, desesperada, o tranquila y contemplativa. La vida filosófica, la vida nomás. La vida recordada, cuestionada, o sea la autobiografía, entre ellas capítulos de Power Paola, de quien también es el dibujo de la portada 13, si no me equivoco. Las ciudades: Lima, Bogotá, El Salvador, México, La Paz, Buenos Aires, Chorrillos, Santiago, que parecen una sola ciudad, o sea que son ciudades donde vive gente más o menos parecida, porque tiene deseos y problemas parecidos, con dibujos distintos pero afines.

Lo que quiero decir es que esa conjunción de las imágenes, como una misma ciudad dibujada por distintas manos, muestra la existencia de una “historieta latinoamericana contemporánea”. No “la única”, ni la que lleva el fuego sagrado (también quedan suspendidas aquí esas etiquetas y laureles).

Carboncito lo deja salir transparente, lo deja ver, a ese cómic latinoamericano. El hecho de que la pega de los editores pase desapercibida, como si no estuviera, es mérito de los hermanos Amadeo y Renso Gonzáles, pero también hay algo así como la onda de la época, que es el adherente, la cola fría fina entre cuadros distintos pero afines.

¿Cuál es ese cómic latinoamericano? Yo me atrevería a decir que la línea de Carboncito, teledirigida y-o azarosa, reúne historietas e ilustraciones impulsadas por el apunte y el registro de la vida personal, subjetiva, cómica, seria, emotiva, sarcástica, dolorosa, absurda, con personajes transversalmente muy relacionados a la propia biografía de sus autoras y autores.

Portada 13, Power Paola

Portada 13, Power Paola

Pienso por ejemplo en la serie “El último hombre en el mundo” del boliviano Marco Tóxico, que convive en coherencia con el extraño y afable personaje “Patrik” de Renso Gonzáles, con los personajes filósofos del colombiano Truchafrita, con las niñas que tratan de sobrevivir a los adultos, de Camila Torres Notari, con los animales y humanos valientes de Amadeo González, con la sátira de Lito el perro, de Galiquio. Se mezclan capítulos de Power Paola con los apuntes de viaje y de vida de Jesús Cossío, con Langer y Maliki, y el resultado está vivo, lo que no puede ser solamente una casualidad. Lo que se puede ver es que las mezclas de Carboncito no apagan los colores particulares, que hay algo que los junta bien, pues el pintor o pintora tiene que tener un saber para mezclar varios colores sin que le resulten un gris indefinido. Ese algo puede ser el apunte y registro de la vida, una de las sensibilidades por donde las historietas han encontrado sentido.

Cuéntese además, como diría Jaime Sáenz, con el valor de su origen de fanzine limeño, fotocopiado, espíritu que no han perdido. O sea, autopublicado, con pequeña distribución, difícil para otros países, y que entonces circula por mano y por ferias de fanzines y de cómics, ferias de libros, y bolsos viajeros. Esto para mal de la economía personal de sus editores, debido a la dificultad de hacerla, es cierto. Otro punto de valor.

Algo similar ocurre con la revista boliviana Crash (que no estoy seguro si continúa hoy), en la que recomiendo fijarse, pues aunque distinta a Carboncito en su origen material, arribó también y pronto al latinoamericanismo, –incluida la hispania– y a la sincronía internacional.

Otras referencias: http://historietologo.blogspot.cl/2011/08/entrevista-renso-gonzales.html

Lito el perro, de David Galiquio, un habitual en Carboncito

Lito el perro, de David Galiquio, un habitual en Carboncito

Written by vichoplaza

septiembre 13, 2016 at 6:43 am