Dos cintas de cine popular chileno

EL PEJESAPO y MITÓMANA

Ambas películas defendidas en el mismo sentido que rechazadas. ¿Es CINE El Pejesapo? La pregunta la hace Juan E. Murillo en laFuga. Y esa pregunta envuelve tanto las descalificaciones desde “el buen cine” como las defensas desde la honestidad crítica.

El Pejesapo (pez feo, repugnante pero comestible) es un personaje que contradice la compasión o la solidaridad a la que nos incita su miseria material, su abandono y soledad enormes. Eso es muy incómodo, incita a la reacción de unos o a la apertura de otros ante la misma incomodidad. Como el personaje de Chicago chico, del escritor Armando Méndez Carrasco, que describe en la primera parte de la novela su raterismo indolente contra su propia madre –que no lo maltrataba– nos encontramos sin posibilidades ante la caída moral o ante la inconsciencia, y aunque bienpensantes la sabemos provocada por un orden inmoralmente mísero, debemos tragarla como es. El equívoco en ese sentido es que quizá la extensión de la película nos haga centrarnos en dicha caída moral como asunto de los pobres.

Mi pregunta no es si El Pejesapo es cine o no, sino de qué se trata el proyecto del colectivo que la realizó. Tal como el personaje, ellos saben lo que hacen. Quizá se trata de un dolor que necesita mostrarse tal como es, desesperanzado y abrumador. Si ese fuera el proyecto o parte de él, se cumple, sea como testimonio o como necesidad.

Tengamos en cuenta que, a diferencia de películas duras e inclementes como la italiana Feos, sucios y malos, que quiere destruir toda la cristiana misericordia neorrealista, El Pejesapo no generaliza, ni desmitifica ni enjuicia al pueblo pobre ni a lo popular, simplemente muestra algo en un personaje, labor esencialmente cinematográfica, aunque la insistencia quizá repetitiva nos haga llegar sumamente cansados al final aclarador.

La pregunta consiguiente es si la abundancia o la largura de la película no se debe a que en esa extensión se nos muestra una cultura y un mundo que no conocemos. El pueblo bajo, como se le llamaba antes, los sin casa, sin dios, los olvidados, aunque conocidos por cifras y datos, siguen siendo desconocidos en su mentalidad. Al menos desconocidos para el cine y para el cine chileno en particular. En estas dos películas respira esa mentalidad, y no se puede decir si nos parece inentendible u opaca porque lo sea de por sí, o porque no somos capaces de bajar de nuestras propias popularidades, que de todas maneras ven cine y leen libros.

En Mitómana la dificultad de seguir el hilo dramático es probablemente mayor que en El Pejesapo, se podría decir que se multiplican las claves o sobreentendidos para nosotros desconocidos, pues provienen de un mundo ignorado, el mundo que el mundo de arriba produce, pero quiere ignorar. Cabe decir, creemos conocer a los pobres pero ambas películas nos incomodan porque nos desmienten mostrándonos otra cosa que es indesmentible. Ya que, si bien la dificultad es difícil, atisbamos que lo que motiva y mueve a las protagonistas es reconocible pero está vivido de un modo que no se encaja en nuestras ideas de lo popular. Aun en el caso de ser algunas cosas invención de la película, lo que la hace respirar es ese mundo.

Lo que cabe sugerir en este punto es que ambas películas muestran un tipo de experiencia o forma de ser que son populares genuinamente, en el sentido que no están ni etiquetadas en lo popular ya reconocido, y tampoco hechas con o mejor dicho desde claves de la cultura usual, la cultura de masas o la cultura culta.

Mitómana tiene probablemente ciertas contaminaciones de lo culto, quizá ciertas claves rituales explicadas por la antropología, lo digo como intuición. No se trata de querer elevarlas a un podio de lo “puro”, o de lo “nuevo absoluto” aunque sí es perceptible su novedad. La travesía de la chica, la que miente de un modo distinto al Pejesapo, con otros fines más complejos, queda como sin consumarse. Ella no se mueve para sobrevivir, su búsqueda es espiritual, pero en el largo transcurso, y entre toda la gente y situaciones en que se envuelve, pareciera disolverse aquello que busca tan obstinadamente y tan solitariamente, es decir traspasa el objetivo de ganarse solo un papel como actriz. Sin embargo el transcurso –su odisea– vale en muchas ocasiones por sí mismo, por lo que muestra y la forma de mostrarlo, como en la secuencia en la pasarela sobre la autopista, lugar durísimo, acompañada de la niña que también ambiciona ser actriz, donde hay muñecas de Bachelet colgadas en protesta por el abandono. La descripción verbal es solamente referencia, la secuencia debe verse para entender esa atmósfera y esos lugares, que no pueden menos que repercutir en la gente que vive allí, ignorada y olvidada por el orden miserable.

No es tan difícil entender que no entendamos el hilo narrativo. La imagen se entiende, el peso de la realidad se recibe sin dudas. Todo esta carga nueva de lo popular mostrado en las dos películas merece destacarse. Cierto esoterismo de algunos diálogos y de la escena final de Mitómana se puede obviar.

hacer películas ABC1 o de las clases medias populares, o de los mismos pobres ya está bien pavimentado en discursos modélicos, pero explorar lo profundo en esas clases, y más todavía en el pueblo pobre, es meritorio, es en bastante medida atreverse a caminar en el aire, sin piso bajo los pies. Mitómana y El Pejesapo contribuyen precisamente en ese punto, y no se puede pretender que desde donde no hay apenas vocabularios, se traigan discursos cómodos de seguir.

Otros lugares con info y comentarios:

http://www.lafuga.cl/el-pejesapo/311

http://www.lafuga.cl/mitomana/608

Pos-data junio 2020. MITÓMANA desde hace unos días se encuentra en ONDAMEDIA.cl Colección Pateando piedras

Autor: vicho plaza historietista

Se trata de dibujar y dibujar, o escribir y dibujar.

2 comentarios en “Dos cintas de cine popular chileno”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s