dibujar y escribir

Notas sobre ilustración, cómics, dibujos animados

Archive for noviembre 2015

MIGUEL ROJAS MIX, USTEDES HAGAN LO QUE TIENEN QUE HACER

leave a comment »

rojas mixCHARLA EN CASA PLOP 25 noviembre de 2015

Es primera vez que una charla a la que voy resulta ser en realidad una animada conversación de los asistentes con el autor. Un gran interés que hizo que los temas y las épocas fueran y vinieran, y que las preguntas se multiplicaran hacia el final. No se deberá solo al interés de los asistenetes sino a la receptividad del profesor Rojas Mix, y su sencillez de horizontalizarse.

Miguel Rojas Mix es un escritor e investigador extraordinario, que según nos contaba, entre 1965 y 1967 estudió la imaginería europea sobre América en una biblioteca de la ciudad de Colonia, Alemania, donde se conserva el archivo de grabados y dibujos que reunió un importante señor alemán previo a su viaje al nuevo mundo, colección que ellos le permitieron fotografiar. Allí estaban dibujos de Rugendas, y de otros viajeros románticos y naturalistas, catalogadores del mundo, además de esos otros grabados de las criaturas maravillosas que ellos pensaban que existían aquí. Ese estudio tuvo por resultado el influyente libro América imaginaria, fundamental en los estudios iconográficos latinoamericanos. En estos días ha estado en chile, presentando una nueva edición, ampliada, y excelente en su calidad, a cargo de los editores Erdosain-Pehuén. Claudio Aguilera lo invita a hablar además sobre cómics, apropósito de que pronto con el mismo Erdosain publicará un libro sobre la imaginería de Latinoamérica en los comics.

Entre otras varias cosas, que no alcancé a apuntar o a incluir aquí, cuenta que le interesa desde hace mucho tiempo el tema de la ideología en el cómic. Le interesa saber cómo se representa América latina en los cómics de los centros –Estados unidos-Europa–, pues hay una manipulación de tipos que involucran juicios, por ejemplo el sujeto flojo, mexicano-latino que duerme la siesta, y que en efecto se halla persistentemente en los cómics de dichos centros. En tales imágenes hay un currículum oculto, dice Rojas Mix, el cual se encuentra en las implicaciones de la imagen, es decir, estar durmiendo la siesta deja implícito que el sujeto no trabaja, lo que implica que no es responsabilidad de la burguesía capitalista el atraso de Latinoamérica, y entonces el estereotipo lleva a una ideología, tanto como se ha originado en ella.

Sobre el Corto Maltés, dice, se trata de un modelo revolucionario romántico distinto a Tintin o Superman. Es otro modelo de héroe, cuyo imaginario sobre latinoamérica también es otro. Los héroes son modelos ya en Grecia, cuya idea de la educación, la Areté, va en Homero desde el modelo de Aquiles al de Ulises. Hay que diferenciar, dice Rojas Mix, entre los estereotipos, que él asocia a la caricatura, por ejemplo la del mexicano durmiendo, o el mismo superman, y los arquetipos, que son figuras más profundas en su proyección de sentido.

Es cierto que en los cómics hay manipulación, pero también hay liberación. El libro La seducción de los inocentes, de Fredric Wertham (1954), fue el primero en hacer ojo sobre los cómics como asunto importante, pero era una crítica represiva, que todos sabemos no tuvo posteridad, porque en efecto los cómics no son inocentes pero abrieron también canales a la liberación. La crítica de Dorfman y Mattelart por otra parte aportó en advertir esta no inocencia, en enseñar que hay cosas con las que los cómics pueden influir peligrosamente en los lectores. Pero Dorfman-Mattelart no sabían mucho de cómics, y su metodología era precaria. Pese a ello tuvieron gran influencia, más en otros lugares que en el mismo chile.

Los años de Allende

Los años de Allende

¿Cómo viviste la Unidad Popular, y el giro ideológico que se intentó en las historietas? Él responde que le cuesta esa pregunta, porque es complicada. Había mucha voluntad pero no teníamos los medios, la burocracia también hacía muy difícil las cosas. La unidad Popular es un período importante en la historia de chile, no hay duda, pero a la vez que había una heroicidad humana, habían también tantas divisiones, etc., que resultaban insoportables. ¿Qué hicimos mal?, muchas cosas, las contradicciones internas ya mencionadas , la larga visita de Fidel, que dio pie a las exacerbaciones de la derecha. Lo notable es la presencia de Allende, que fue capaz de dar tal mensaje por radio Magallanes cuando él sabía que estaba a unos momentos de su asesinato. Es un héroe, aunque no un héroe de comic.

Pregunta: ¿por qué la historieta es poco valorada en chile? Chile no es una real democracia, es el país más clasista que conozco, y esa estratificación está en todos los ámbitos. [intercalo aquí otros alcances: Lo único no conservador de El peneca es Coré. Un hombre muy influyente en la cultura como lo fue Coke divulgó en Topaze al personaje Verdejo, que es un obrero apatronado]. Hay miedo y timidez, resistencia a meterse críticamente en estos temas, presiones y autopresiones para no hacer lo que disgusta a El mercurio, porque quedas afuera de todo, salvo de los medios críticos, con mucha menos circulación. Palomo no tiene trabajo hoy acá, Hervi tiene poco, porque se atrevieron a hacer La Chiva.

En los años 60 vivíamos una sociabilidad que el modelo neoliberal cortó. En ese tiempo por ejemplo nos juntábamos en El Bosco, hablábamos mucho, tomábamos ídem, filosofábamos, ahora es tan difícil esa sociabilidad.

Hay un libro de Milton Friedman, alguien que tuvo tanta influencia en chile, Capitalism and freedom, donde dice que su objetivo es reducir el papel del Estado en todo, salvo en que hay que aumentarlo en el rol de defensa: defendernos del malvado hombre ruso, y de quienes adentro de las fronteras quieren cambiar al Estado. Comentario: tal cual, defendernos del enemigo externo y del enemigo interno.

En semiología existe el concepto de la razón perezosa. Es decir, en este caso el lector o espectador acrítico. Nosotros carecemos de herramientas críticas para desmontar el pensamiento hegemónico. Por eso me interesa el imaginario. Soy profesor universitario, detesto las citas de autores, el método de citar párrafos de autores extranjeros y de moda que muchas veces el que cita no ha leído. Pero he visto tesis con cientos de esas citas, que es lo que los mismos examinadores esperan y exigen. Lo llamo la citorrea.

Hay autores actuales interesantes en el sentido ideológico, Joe Sacco me interesa.

Pregunta: ¿cómo se ha dado la guerra de las imágenes en Latinoamérica? Eso comienza ya con la imprenta, dice Rojas Mix, se hacen grabados con sátiras al Papa o a Lutero. En Latinoamérica, por ejemplo para la guerra Cuba-España, el año 1898, el magnate de la prensa estadounidense, Hearst, y su competidor [Pulitzer] hacen una campaña de caricaturas contra España. Hearst contrata a [Remington] para que vaya a Cuba y vea los abusos de los españoles, y luego regrese y publique caricaturas en su diario. [Remington] vuelve no habiendo visto mucho de lo que se suponía, pero Hearst le dice “usted ponga los dibujos que yo pondré la guerra”.

Pregunta ¿cómo ve la relación entre historia y verdad, apropósito de que los historietistas están haciendo hoy temas históricos? A mí me da horror la verdad, dice Rojas Mix, prefiero lo verosímil.

Ustedes son los responsables de hacer lo que hay que hacer, contra la brecha élite-popular, para romper el clasismo que los afecta, para aprender a usar la caricatura y la historieta.

Agradecimientos al profesor Rojas Mix por esta ocasión, por su productivo trabajo, su lucidez y rigor.

Los libros más citados en la charla fueron

  • América Imaginaria (1992, Lumen, Barcelona), nueva edición 2015 Erdosain-Pehuen.
  • (1992) La Tierra de Paloma. Pequeña historia de América latina, 3 tomos. Colección «Grandes Autores», Editorial Lumen, Barcelona.

Para la metodología iconográfica y el estudio de imaginarios recomienda:

  • 2005 (julio) Aristóteles y Walt Disney. La retórica de la imagen. Cursos Internacionales Iberoamericanos. Cáceres, Extremadura, España
  • 2006 El Imaginario: civilización y culltura del siglo XXI. Editorial Prometeo, Buenos Aires 2006
Anuncios

Written by vichoplaza

noviembre 26, 2015 at 8:29 pm

AÑOS SABÁTICOS y SUPERNORMALES

leave a comment »

LA VIDA COTIDIANA Y LOS PEQUEÑOS MOMENTOS. Sobre los dos volúmenes de Vicente Cociña Año sabático I y II, y los relatos de Gabriel Garvo en Supernormal, dos trabajos excelentes. Ambos relatan momentos ligeros, sin grandes o difíciles problemas, y desde los cuales aparecen pensamientos, también intencionadamente mínimos, cuyo interés estriba en esa levedad aparente, pero llena de sugerencias y significaciones. Micro historias de la vida privada, puede que apuntes al pasar, detenimiento en la subjetividad que vive y piensa lo que vive.

sabaticos supernormales

Uno diría que es el tiempo de fijarnos en aquellas observaciones o visiones que nos pasan absolutamente desapercibidas, pero que el juego psíquico usa (usaba) como material para los sueños, según Freud. Uno diría además que es momento de detenernos a valorar la materia de la vida cotidiana, que fue la materia olvidada de los grandes acontecimientos de la historia.

Son momentos y actos comunes, de relaciones con los otros y otras. Ambos autores narran escenas en la que ellos, como protagonistas, no están jugándose intereses importantes. Vicente Cociña, en sus breves descripciones llenas de simpatía y de un notable y fresquísimo dibujo, tiene solamente pequeños objetivos, cuando los hay: llegar a tiempo, comprar algo, comer, ponerse de acuerdo para algo, cambiarle pañales a su guagua, dibujar. Gabriel Garvo, también con un dibujo bello y liviano, descargado de drama o de expresionismo gráfico, necesita sólo de viajes en metro o en auto, atravesar calles, sobre todo observar, para entrar, por así decirlo, en las aguas de la vida. Incluso contrapone con algo de ironía momentos extraordinarios como un choque de trenes, o incendios que él o sus parientes padecen, pero que no destruyen el suave transcurrir del tiempo cotidiano, como ocurriría lógicamente en otras circunstancias o en otros relatos. Es decir, es el curso del tiempo en esas acciones lo que percibimos de un modo delicioso.

La semejanza y contraposición entre ambos corre, desde luego, totalmente de mi parte. El asomo de lo dramático en los relatos de Garvo evidencia, en mi opinión, su cercanía a una cotidianidad más aspera que la de Cociña, quien en cambio retrata un mundo más o menos estable, en el cual, al mismo tiempo que se queja un poco por la falta de dinero, accede a mejor ubicación en la ciudad. Es una situación de clase y de educación, que le permite contemplar su vida con fino humorismo. Gabriel Garvo en cambio no habla de dinero, sino que en la interpretación de estas escenas de su propia vida y la de otras personas recurre a la imaginación y la esperanza, sin dejar de percibir que la tristeza y el absurdo están constantemente a su lado, le basta mirar por la ventana del metro, o mirar a una persona sentada a su lado en la micro para saberlo.

Hay un punto que me parece difícil de entender, pero que es transversal en muchas de las historietas (y el cine de ficción, y el grafitti) de las dos décadas últimas, la ausencia de crítica, o la ambigüedad que deja la crítica como un sobreentendido. No hay una crítica a la vida cotidiana contemporánea en Santiago de Chile, o de otros lugares. Parece que la tendencia de los relatos autobiográficos en las historietas chilenas está yendo más hacia lo contemplativo, hacia la meditación, que hacia lo político. No sé, por supuesto si es mejor o no, pero en mi punto de vista es un signo de una sociedad civil dispuesta a la indignación y el escándalo, pero no a la autocrítica. La vida cotidina chata y frustradora, que la mayoría de las personas vivimos, no tanto por elección sino por determinaciones sociales, y en la que se impone el “sálvese quien pueda”, no es puesta en cuestión, ni por sus causas ni por sus consecuencias

No quiero decir que Vicente Cociña ni Gabriel Garvo sean de ningún modo indiferentes a esos problemas, sino que ambos, cada cual a su propio modo, parecen decidirse por la salida individual: el bienestar que puede hallarse en el leve transcurrir de lo único que cada uno tiene: el tiempo, la experiencia, el pensamiento, y el talento en el dibujo. Se trata sin duda de actitudes válidas y sensibles. Lo bueno sería abrir el debate de cómo es la vida que vivimos, y que su campo sean las propias historietas.

Cuando leemos narraciones que nos dan bienestar, alegría, pensamiento y contraposiciones, es lo mínimo retribuirlas con buenos comentarios, tratando de captar los elementos que nos cautivan a la vez que tratando de no tocarlos demasiado. Supernormal y los Años sabáticos son trabajos notables.

Written by vichoplaza

noviembre 13, 2015 at 10:57 pm

REPORTE: DIBUJOS QUE HABLAN

leave a comment »

dibujos hablando

Finalmente, el jueves 22 de octubre de 2015 llevamos a la realidad el encuentro Dibujos que hablan, en el Edificio Vime de la Universidad de Santiago. Sin duda fue fundamental el alero institucional y público de la Universidad de Santiago, por medio de Jorge Montealegre, director de nuestro Encuentro, así como el trabajo con la Casa Plop, dirigida por Isabel Molina y Claudio Aguilera. Teníamos dos posibilidades: organizar el programa en base a invitados que aportaran sus visiones, o en base a quienes respondieron a la convocatoria de ponencias, y esta última fue la elección, dado que el tiempo no nos permitía combinar ambas, como habíamos querido. Optamos por una jornada y no dos, que hubiera permitido esa combinación, pero que quizá no hubiera tenido el público suficiente.

Sin pasarnos películas con las expectativas, esas expectativas fueron superadas por una asistencia interesante y por el nivel de las exposiciones.

Aunque dentro del marco propuesto la convocatoria abarcaba un espectro de artes y lenguajes, las ponencias trataron sobre las historietas y el humor gráfico, mientras la ilustración, los dibujos animados, el muralismo y otras formas de iconografía narrativa parecieran requerir otro estímulo para su investigación. ¿O quienes las estudian se sienten relacionados a otros campos? Es difícil saberlo en este momento. Uno de los objetivos de Dibujos que hablan era saber quiénes se están interesando en estos estudios y desde qué disciplinas y contextos, para asomarnos a un estado de arte de la investigación y la crítica de las narrativas gráficas en Chile, aunque no exclusivamente sobre Chile.

Naturalmente, las limitaciones de difusión, y la falta todavía de una “escena” investigativa y crítica que sea reconocible, influyen en que la respuesta no fuera numerosa, como puede serlo en los estudios del arte visual, el cine o la literatura. Las razones de esta subrogación, como sabemos, son evidentes en algunos aspectos, mientras que otros requerirían ser a su vez investigados. De ahí que se haga un poco innecesario insistir entre nosotros en discursos sobre la importancia social y estética de las historietas, el humor gráfico, los dibujos animados, la ilustración, porque son discursos que ya se han enunciado distintas veces, pero al mismo tiempo es necesario reafirmarlos abordando perspectivas, miradas y problemas contemporáneos, como la memoria, la imaginación, las relaciones con otros contextos, es decir las relaciones históricas de nuestros lenguajes con nuestro mundo. También es necesario profundizar en la característica estética del “gusto por los monos”, como lo llama J. Montealegre. En el aspecto cultural y de circulación, para hoy día las historietas –como lenguaje característico– han salido por diversas razones y presiones de su anterior lugar en la “cultura de masas” hacia otros lugares de la cultura contemporánea, y la misma cultura de masas ha evolucionado de un modo gigantesco, de modo que esa condición actual, sea más difusa o más clara que la anterior, influye sobre las lecturas de las producciones de dicha época anterior. En tanto estas inquietudes han sido consideradas y aludidas en Dibujos que hablan, es que hablamos de un nivel destacable.

El recorte 1960-1979 implicaba querer revisar con nuestras perspectivas una época pródiga en producción, en evoluciones y proyectos culturales, que nacían de ideas y debates propios, una época que termina con una crisis de la “cultura de los monos” relacionada a la producción industrial y a sus modelos narrativos e ideológicos, pero además se trata de la época en que se iniciaron en Chile estudios sistemáticos sobre el tema, algunos de los cuales tuvieron repercusión importante y nos sincronizaron al pensamiento internacional.

Sin pretender etiquetarlas, algunas líneas de trabajo en las exposiciones fueron la de la historia de las historietas y el humor gráfico, como modelo de línea cronológica desde el cual se apunta a relaciones internas y externas; los enfoques desde otras disciplinas (semiología, estética, literatura, sociología del arte); un estudio comparativo con historietas de otros contextos; estudios de autores; estudios de proyectos como el de Quimantú; la revisión crítica sobre la crítica de las historietas tradicionales, en los ejemplos de Dorfman y las historietas de Quimantú.

Muchas gracias a todos.

Written by vichoplaza

noviembre 10, 2015 at 10:02 pm